domingo, 22 de agosto de 2010


El miércoles 18 de agosto desde Sao Paulo se jugó el partido de vuelta de la gran final de la copa libertadores 2010, entre las chivas rayadas del Guadalajara (México) y el internacional (Brasil).
El partido de ida ya se había jugado en Guadalajara el día 11 de agosto, con un marcador de 2-1 a favor del equipo brasileño.
Este torneo se juega en Sudamérica cada año y es la copa de campeones de las ligas de cada país; pero México es invitado a participar.
Como ustedes ya sabrán ningún club mexicano ha podido ser campeón de este certamen y esta vez teníamos la esperanza de que se pudiera lograr el campeonato.
El partido lucia muy difícil ya que las chivas habían perdido en casa y ahora tenían que ganar por una diferencia de dos goles para llevarse el triunfo.
Como es un torneo entre países, se entonaron los himnos nacionales de México y Brasil, sin embargo por la falta de organización, la melodía del himno mexicano duró escasamente 1 minuto, mientras que la del Brasil duró 5 minutos o más, lo que provoco desconcierto en los jugadores mexicanos que se quedaron entonando su himno pero ya con las notas del himno brasileño, cuando se percataron de ello se sintieron despreciados y hablando entre ellos acordaron interrumpir la seriedad poniéndose algunos de ellos a calentar, siendo el más atrevido el “el Bofo” Bautista ya tan famoso por este tipo de osadías.
El partido se torno desde el inicio violento y con el público molesto contra los mexicanos.
En el minuto 43 del primer tiempo el delantero mexicano Marco Fabián callo a toda la afición brasileña con un soberbio gol de media chilena, dándole esperanzas no solo a los aficionados de las chivas, sino a todo México.
El segundo tiempo fue del internacional, y con 3 anotaciones, termino el partido con un marcador global de 5-3 a favor de los brasileños.
Pero terminado ya el partido y sin nada por hacer, empezó una pelea de jugadores chivas contra todo el estadio Beira-Rio, en donde varios jugadores resultaron heridos.
JUAN PABLO PINEDA LLUIS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada